1936.es.

1936.es.

El uso de armas químicas en la Guerra Civil Española

Introducción

La Guerra Civil Española fue un conflicto armado que tuvo lugar entre 1936 y 1939, durante el cual se enfrentaron el bando republicano y el bando franquista. Durante esta guerra, se emplearon diversas estrategias y armas con el objetivo de obtener una ventaja sobre el enemigo. Una de las armas que se utilizaron durante la Guerra Civil Española fue la química, y en este artículo vamos a profundizar en su uso, sus características y su impacto en el conflicto.

El uso de las armas químicas en la Guerra Civil Española

Contexto histórico

El uso de armas químicas no era algo nuevo en la Guerra Civil Española. Ya durante la Primera Guerra Mundial se emplearon gases tóxicos como el cloro y el gas mostaza como arma de guerra. En 1925, la Convención de Ginebra prohibió expresamente el uso de armas químicas en la guerra. Sin embargo, durante la Guerra Civil Española, esta prohibición no fue respetada por ambas partes.

Tipos de armas químicas utilizadas

Durante la Guerra Civil Española se utilizaron varios tipos de armas químicas, aunque la más famosa y utilizada por ambas partes fue el gas lacrimógeno. Este gas produce irritación en los ojos y la garganta, así como una disminución de la aptitud física y mental, lo que hacía que el combatiente no pudiera seguir en el campo de batalla. Además, se utilizó el fosgeno, un gas venenoso que se inhalaba y provocaba lesiones en los pulmones y el sistema nervioso central.

El uso de las armas químicas por parte del bando franquista

El bando franquista fue el que más utilizó las armas químicas durante la Guerra Civil Española. En concreto, durante la Batalla del Ebro, el Ejército franquista soltó varias bombas de gas lacrimógeno sobre las posiciones republicanas. Este tipo de gas era utilizado por las fuerzas franquistas como un medio para neutralizar a las tropas republicanas, especialmente en las trincheras.

El uso de las armas químicas por parte del bando republicano

El bando republicano también utilizó armas químicas como forma de defensa. Sin embargo, su uso fue menos frecuente que en el bando franquista. Uno de los gases químicos más utilizados por el bando republicano fue el cloroacetofenona, que era un gas lacrimógeno muy potente que obligaba a los soldados a retirarse temporalmente de la zona afectada.

Impacto en la guerra

El impacto del uso de armas químicas en la Guerra Civil Española fue limitado en términos de daño directo, pero sí tuvo un impacto significativo en la moral y la psicología de los combatientes. El hecho de que se utilizara un arma prohibida y considerada inhumana por la comunidad internacional aumentó el odio y la virulencia del conflicto.

Conclusiones

La Guerra Civil Española fue un conflicto que marcó un antes y un después en la historia de España. El uso de armas químicas, aunque fue limitado en términos cuantitativos de daño directo, sí tuvo un impacto significativo en la moral y psicología de los combatientes. Fue una muestra más de los extremos a los que se llegó durante este conflicto.