1936.es.

1936.es.

José Antonio Primo de Rivera, el fundador de Falange

José Antonio Primo de Rivera, el fundador de Falange

En la historia española del siglo XX, José Antonio Primo de Rivera es un personaje que provoca opiniones diversas y siempre controversiales. Para algunos, es el padre de la Falange, una figura clave en la creación de uno de los movimientos políticos más importantes de la España del siglo XX. Para otros, es un político ultraderechista, un ideólogo que encendió la llama del fascismo en España. Pero independientemente de cómo se le vea, lo que es innegable es que Primo de Rivera fue uno de los líderes políticos más destacados de la Segunda República española y que, al margen de la valoración moral que se haga de su figura, su influencia en el panorama político español sigue siendo muy relevante.

Los orígenes de José Antonio Primo de Rivera

José Antonio Primo de Rivera nació en Madrid el 24 de abril de 1903. Era el tercer hijo del entonces teniente coronel Miguel Primo de Rivera, uno de los nombres más importantes de la historia española del siglo XX. Desde muy joven, Primo de Rivera vivió en un ambiente familiar en el que se respiraba la pasión por la política y el amor por España. Este último aspecto fue fundamental en la formación de su pensamiento y en su posterior carrera política, que estuvo siempre marcada por la defensa de los valores patrios.

A pesar de su origen aristocrático, José Antonio Primo de Rivera comenzó desde joven a interesarse por las cuestiones sociales y políticas de su época. Tras estudiar en el colegio jesuita Nuestra Señora del Pilar, Primo de Rivera ingresó en la Universidad Central de Madrid, donde se licenció en Derecho en 1923. Durante sus años universitarios, Primo de Rivera se implicó activamente en la vida de los estudiantes y participó en la creación de la Federación Universitaria Escolar, una organización que buscaba impulsar la modernización de la enseñanza en España.

El inicio de su carrera política

A pesar de haberse graduado en Derecho, José Antonio Primo de Rivera no ejerció nunca como abogado. Tras abandonar sus estudios, se volcó en su carrera política y se unió al Partido Republicano Radical Socialista, un partido de centro-izquierda que promovía reformas sociales y económicas de gran calado. Sin embargo, su estancia en este partido fue breve, ya que muy pronto comenzó a sentir cierta disconformidad con las posiciones ideológicas de los republicanos.

En 1933, José Antonio Primo de Rivera fundó Falange Española, un partido político que se definía a sí mismo como una alternativa a las formaciones políticas tradicionales. Aunque en su origen, este partido no estaba claramente situado en la derecha política, pronto se convirtió en un movimiento ultraderechista que defendía la dictadura del proletariado y la unificación de las fuerzas políticas, militares y económicas en torno al Estado.

La guerra civil española y el final de una época

En 1936, estalló la guerra civil española. Aunque en un primer momento Primo de Rivera se mostró reticente a apoyar el golpe militar que dio origen a la contienda, finalmente decidió comprometerse con el bando franquista. Durante la guerra, Primo de Rivera desempeñó un papel destacado como orador y líder de la Falange y participó en numerosas batallas, aunque sin llegar a implicarse directamente en la toma de decisiones políticas.

Pero la historia de José Antonio Primo de Rivera llegó a su fin poco después de iniciarse la guerra civil. En noviembre de 1936, fue detenido por la policía republicana y encarcelado en Alicante. Unos meses después, fue trasladado a Madrid y sometido a un consejo de guerra que lo condenó a muerte por rebelión militar. El 20 de noviembre de 1936, José Antonio Primo de Rivera fue fusilado en el penal de Alicante, a los 33 años de edad.

¿Qué fue la Falange?

La Falange fue un partido político español fundado en 1933 por José Antonio Primo de Rivera. En sus primeros años, la Falange se definía a sí misma como un partido político de centro, que buscaba la unificación de las fuerzas políticas, militares y económicas en torno al Estado. Sin embargo, en muy poco tiempo, la Falange derivó hacia posiciones cada vez más extremistas y se convirtió en un movimiento fascista, declaradamente ultraderechista y nacionalista.

Durante la Guerra Civil, la Falange luchó en las filas franquistas y contribuyó a la victoria final del bando nacional. Tras la guerra, el régimen de Franco se apoyó en la Falange para mantener su control sobre el país, aunque en muchas ocasiones la acción del partido se vio limitada por el propio régimen. A pesar de ello, la Falange siguió siendo una de las formaciones políticas más importantes de la España de la posguerra y sus ideas tuvieron una fuerte influencia en el contexto político español hasta bien entrados los años 60, en los que desapareció como partido político.

El legado de José Antonio Primo de Rivera

Aunque la figura de José Antonio Primo de Rivera es muy controvertida, lo cierto es que su legado político sigue siendo muy relevante en la España actual. Si bien es verdad que la Falange ha desaparecido como partido político, sus ideas siguen estando presentes en la llamada extrema derecha política, que se ha consolidado como una corriente con peso en el panorama político del país.

Por otro lado, la figura de Primo de Rivera también sigue siendo objeto de debate y estudio por parte de los historiadores y especialistas. Su muerte prematura, a los 33 años, y su papel en la fundación de la Falange lo han convertido en una figura emblemática de la política española del siglo XX y en uno de los referentes políticos más importantes del franquismo.