1936.es.

1936.es.

La Batalla de Belchite: Las tropas franquistas arrasan el pueblo

La Batalla de Belchite: Las tropas franquistas arrasan el pueblo La Batalla de Belchite fue uno de los enfrentamientos más cruentos de la Guerra Civil Española. Esta batalla tuvo lugar entre el 24 de agosto y el 7 de septiembre de 1937, y enfrentó a las tropas franquistas contra las republicanas en la localidad de Belchite, situada en la provincia de Zaragoza. La importancia de Belchite no se debe a su valor estratégico, sino a su posición geográfica. Esta localidad se encontraba en un cruce de carreteras que permitía el acceso a Zaragoza y a otras ciudades importantes de la región. Por esta razón, Belchite se convirtió en un objetivo clave para ambos bandos.

Antecedentes

Antes de la Batalla de Belchite, las tropas franquistas ya habían realizado varios asedios a otras localidades cercanas. El objetivo de estos asedios era el corte de las comunicaciones entre la zona republicana de Levante y la del este de España. En julio de 1937, las fuerzas franquistas se hicieron con el control de la ciudad de Brunete, lo que les permitió avanzar hacia la región de Aragón. Belchite, situada en la misma zona de Aragón, se convirtió en el siguiente objetivo de las tropas franquistas. La localidad tenía una importancia estratégica debido a su posición geográfica, lo que la convertía en una especie de paso obligado para las fuerzas republicanas.

Desarrollo de la Batalla

Las tropas franquistas atacaron Belchite el 24 de agosto de 1937. Durante las primeras horas de la batalla, las fuerzas republicanas resistieron, pero pronto se dieron cuenta de que no podrían hacer frente al amplio despliegue de las tropas franquistas. Los republicanos intentaron resistir durante más de dos semanas, pero finalmente se vieron obligados a retirarse. Las fuerzas franquistas lograron tomar la localidad el 7 de septiembre, después de 15 días de intensos combates. La Batalla de Belchite fue una de las más crueles de la Guerra Civil Española. Las tropas franquistas utilizaron todo su arsenal bélico, incluyendo aviones y carros blindados, para tomar la localidad. Por su parte, las fuerzas republicanas resistieron con todas sus fuerzas, pero se vieron obligadas a retirarse ante la superioridad numérica y tecnológica de las tropas franquistas.

Consecuencias de la Batalla

La Batalla de Belchite tuvo consecuencias devastadoras. El pueblo resultó prácticamente destruido por los combates y el uso de la artillería por parte de las tropas franquistas. Las calles quedaron llenas de escombros y cadáveres, y gran parte de la población fue asesinada o llevada a campos de concentración. La Batalla de Belchite también supuso un importante cambio en la estrategia de la Guerra Civil Española. Las tropas franquistas habían logrado imponer su superioridad técnica y militar, lo que les permitió avanzar hacia la región del Mediterráneo. Por su parte, las fuerzas republicanas vieron mermadas sus posibilidades de resistencia. En definitiva, la Batalla de Belchite fue un enfrentamiento muy duro y cruento en el que las tropas franquistas arrasaron el pueblo y las fuerzas republicanas se vieron obligadas a retirarse. Esta batalla tuvo consecuencias muy negativas para la población civil y cambió el desarrollo de la Guerra Civil Española.