1936.es.

1936.es.

La Batalla de Teruel: El triunfo republicano en las montañas

La Batalla de Teruel: El triunfo republicano en las montañas

La Batalla de Teruel, también conocida como la Ofensiva de Teruel, fue un enfrentamiento militar decisivo durante la Guerra Civil Española, que tuvo lugar en la ciudad de Teruel, al este de España, entre diciembre de 1937 y febrero de 1938. Esta batalla fue una de las más sangrientas y largas de la guerra, y tuvo un gran impacto en el curso de los acontecimientos de la contienda.

Antecedentes y contexto

Después del fracaso de la Ofensiva del Norte republicana en el verano de 1937, el General Vicente Rojo y el Comandante en Jefe de las Fuerzas Republicanas, Segismundo Casado, comenzaron a planear una nueva ofensiva militar que podría cambiar el rumbo de la guerra. La estrategia era desplegar una ofensiva al este de España, en la región de Aragón, donde las fuerzas fascistas estaban debilitadas. Teruel, la capital de la provincia de Teruel, se convirtió en un objetivo importante.

El plan republicano era atacar la ciudad a través de tres frentes distintos, con el objetivo de romper las líneas fascistas y tomar la ciudad. El 15 de diciembre de 1937, la Ofensiva de Teruel comenzó cuando se lanzó el ataque republicano por los tres frentes, liderados por el General Pozas, el General Lister y el General Vicente Rojo respectivamente. Los republicanos lograron avanzar hacia la ciudad, pero las fuerzas fascistas resistieron con fuerza y lograron recuperar terreno.

Desarrollo de la Batalla

Durante varios días, los combates se intensificaron y la ciudad de Teruel quedó completamente devastada. El combate fue extremadamente duro y las consecuencias para ambos bandos fueron muy elevadas. Los republicanos se encontraron con que no tenían suficientes suministros para confrontarse a las fuerzas fascistas, que había llegado refuerzos desde otras zonas. Los republicanos se encontraban situados en plena montaña, con temperaturas extremadamente bajas, sin ropas y sin alimentos.

En ese contexto, la Batalla de Teruel se convirtió en una lucha por la supervivencia. Los republicanos lucharon con gran valentía y habilidad, pero se encontraron en una situación desesperada. La llegada de nuevas fuerzas fascistas al campo de batalla provocó que la ciudad volviera al control de los fascistas en enero de 1938.

Sin embargo, los republicanos no se rindieron y redoblaron sus esfuerzos para recuperar Teruel. En febrero de 1938, las tropas de la República española lanzaron otro ataque contra Teruel, que culminó en la toma de la ciudad y la derrota de las fuerzas fascistas.

Consecuencias

La Batalla de Teruel fue una victoria decisiva para la República española. Con la recuperación de la ciudad, los republicanos lograron un importante golpe moral y estratégico contra las fuerzas fascistas, y pudieron avanzar aún más en la conquista de todo el territorio español. Sin embargo, la victoria republicana fue de corta duración, ya que las fuerzas fascistas recuperaron la ciudad algunas semanas después.

No obstante, la Batalla de Teruel tuvo un gran impacto en el desarrollo de la guerra. La contienda se prolongó durante muchos meses más, pero la victoria republicana en Teruel demostró que las fuerzas fascistas no eran invencibles. Esta batalla también demostró la importancia del terreno y la meteorología en los combates, particularmente en la guerra en la montaña.

En última instancia, la Batalla de Teruel fue un momento crucial en la Guerra Civil Española, y se convirtió en un punto de inflexión en la lucha republicana por la supervivencia.