1936.es.

1936.es.

La propaganda en la España republicana y en la España franquista

La propaganda en la España republicana y en la España franquista

La propaganda es una forma de comunicación que persigue influir en los pensamientos y acciones de las personas. Durante la guerra civil española, tanto la España republicana como la España franquista utilizaron la propaganda para apoyar su causa y debilitar la del enemigo. Este artículo examina cómo ambas partes usaron la propaganda durante la guerra civil.

La propaganda en la España republicana

La propaganda en la España republicana se centró en establecer la legitimidad del gobierno legítimo, fomentar la unidad y resistencia contra los rebeldes franquistas, y movilizar a la población a través de la propaganda política, social y cultural. La creación del Ministerio de Propaganda y el control del gobierno republicano sobre la mayoría de los periódicos y estaciones de radio permitió que la propaganda republicana llegara a muchas partes distintas del país. El gobierno republicano también estableció una red de agencias de prensa y de publicaciones oficiales, como la Editorial del Estado, que produjeron folletos, carteles y otros materiales.

Una de las formas más eficaces de la propaganda republicana fue el desarrollo de murales públicos en las ciudades. El artista catalán Josep Renau, director del Servicio de Propaganda, dirigió el proyecto ambicioso de crear murales en colaboración con otros artistas e intelectuales. Estos murales no sólo proclamaron los ideales republicanos, sino que también se utilizaron para transformar espacios públicos en lugares de encuentro y discusión.

Además, la propaganda no sólo se centró en aspectos políticos, sino que también se utilizó para impulsar una imagen más humanitaria del ejército republicano. Se presentó como una fuerza heroica y valiente que luchaba por la democracia y la libertad. La propaganda republicana también se centró en el respaldo internacional, con la ayuda que países como la Unión Soviética y la Internacional Brigada dieron al gobierno legítimo.

La propaganda en la España franquista

La propaganda en la España franquista tenía como objetivo establecer la victoria y mantener el control del país. Al principio, tuvieron que lidiar con el hecho de que gran parte de Europa occidental estaba en contra de la dictadura de Franco. Para combatir esta situación, la propaganda franquista se utilizó para establecer la imagen de Franco como un líder fuerte y providencial que había salvado a España de la anarquía y la descomposición social.

El papel de la propaganda franquista fue crucial para el establecimiento de un ‘culto a la personalidad’ de Franco, un líder que encarnaba los valores y la identidad de España. La propaganda visual se utilizó con éxito, por ejemplo con afiches de gran tamaño de Franco en uniforme o con Franco presentándose en actos multitudinarios.

La censura fue una de las herramientas de la propaganda franquista, ya que, a diferencia de en la España republicana, la mayoría de los periódicos y los medios de comunicación estaban censurados. La propaganda franquista también utilizó la radio, como 'Radio Nacional de España.' La radio fue un medio efectivo para transmitir los mensajes del régimen y controlar la información pública.

Además, la propaganda se centró en la construcción de un enemigo interno —'La quinta columna'— elemento que ha sido descartado por las historias oficiales y la verdad de los hechos durante muchos años pero que aún persiste en la narrativa de los militares. Como resultado, se estableció un 'estado de excepción' que permitió y justificó la represión contra las personas de oposición, se instauró un estado autoritario y cerrado, e impidió el flujo de información veraz, objetiva e imparcial.

Conclusión

En conclusión, la propaganda en la España republicana y en la España franquista tenía distintas finalidades, estrategias y formas de comunicación. En la España republicana se centró en movilizar, legitimar y cohesionar a la población, mientras que en la España franquista se utilizó para crear un liderazgo indiscutible y justificar la represión y la eliminación de cualquier pensamiento opositor. A pesar de las diferencias, la propaganda desempeñó un papel determinante en la guerra civil española, siendo la única fuente oficial de información y comunicación en ambos lados. La propaganda ha demostrado ser una herramienta eficaz para moldear y manipular la opinión pública, tanto en situaciones de guerra como de paz, y tiene consecuencias no solo a largo plazo, sino también a corto plazo en la forma de pensar, la identidad y la cultura del pueblo.