1936.es.

1936.es.

La propaganda y el terrorismo en la Guerra Civil Española

Introducción

La Guerra Civil Española fue un conflicto que marcó profundamente la historia de España. Durante sus tres años de duración, se enfrentaron dos bandos: el de los republicanos y el de los franquistas. En este conflicto, tanto la propaganda como el terrorismo jugaron un papel importante para conseguir la victoria. En este artículo vamos a analizar cómo se utilizaron estas herramientas durante la Guerra Civil Española.

La propaganda durante la Guerra Civil Española

Durante la Guerra Civil Española, la propaganda fue una herramienta muy utilizada por ambos bandos. La razón principal era que la propaganda permitía influir en la opinión pública y ganar adeptos. Para ello, se utilizaron diversos medios, entre los que destacan los periódicos, las hojas volantes, los carteles y la radio.

La propaganda republicana

El gobierno republicano utilizó la propaganda para movilizar a la población y para mostrar que la Guerra Civil Española era una lucha entre el bien y el mal. Para ello, se utilizaron carteles y folletos que afirmaban que el gobierno republicano estaba luchando por la democracia y por los derechos de los trabajadores. También se difundían noticias sobre los bombardeos de ciudades como Guernica o Madrid, con el objetivo de conseguir la solidaridad internacional. Además, el gobierno republicano utilizó la radio como herramienta de propaganda. La emisión de programas como «La hora de España» o «La voz de Madrid» permitió llegar a un gran número de personas y transmitir los mensajes del gobierno. Además, el gobierno republicano promovió la creación de brigadas internacionales, conformadas por ciudadanos de diversos países que viajaron a España para luchar en defensa de la República. Esta iniciativa tuvo un enorme éxito a nivel de propaganda, ya que permitió presentar el conflicto español como una lucha contra el fascismo.

La propaganda franquista

El bando franquista utilizó la propaganda para intentar justificar el golpe de estado y la sublevación militar de 1936. Para ello, se difundían mensajes en los que se afirmaba que el gobierno republicano era comunista y que su objetivo era implantar una dictadura. Asimismo, se señalaba que el gobierno republicano estaba siendo controlado por el Frente Popular, una alianza de partidos políticos de izquierda. A nivel de propaganda, los franquistas utilizaron el periódico ABC para difundir sus mensajes. Además, en la prensa se presentaba a Franco como el salvador de España y se ensalzaba su figura. También se difundieron carteles con mensajes que mostraban la imagen del general Franco como el líder que podría devolver la paz a España.

El terrorismo durante la Guerra Civil Española

Además de la propaganda, durante la Guerra Civil Española el terrorismo fue una herramienta utilizada por ambos bandos para conseguir sus objetivos. El terrorismo se define como la utilización de la violencia con fines políticos, y en la Guerra Civil Española se utilizó para perseguir a los enemigos políticos y para conseguir la sumisión de la población.

El terrorismo republicano

Durante la Guerra Civil Española, los republicanos llevaron a cabo diversas acciones terroristas. En ocasiones, se utilizaba la violencia como medida de represalia contra los enemigos políticos o para defender las posiciones del gobierno. Por ejemplo, en mayo de 1937 las fuerzas republicanas llevaron a cabo la matanza de Badajoz, en la que se asesinaron a unas 2.000 personas. También se producían ejecuciones sumarias en los territorios controlados por los republicanos.

El terrorismo franquista

Por su parte, el bando franquista también utilizó el terrorismo como herramienta para conseguir sus objetivos. En muchos casos, se recurría a la violencia para atemorizar a la población y para someter a los enemigos políticos. Un ejemplo de esto fueron los tribunales militares, que se utilizaron para ejecutar a miles de personas acusadas de traición.

Conclusiones

Durante la Guerra Civil Española, tanto la propaganda como el terrorismo fueron herramientas importantes para conseguir la victoria. La propaganda permitió movilizar a la población y crear una opinión pública favorable, mientras que el terrorismo se utilizó para perseguir a los enemigos políticos y para conseguir la sumisión de la población. En cualquier caso, tanto la propaganda como el terrorismo tuvieron consecuencias muy negativas para España. La utilización de la violencia como forma de conseguir los objetivos políticos no permitió avanzar hacia una sociedad más justa y acabó convirtiéndose en una guerra fratricida que dejó profundas cicatrices en el país.